El pendiente de la Dietrich

Leo que los responsables de un parque de atracciones inglés han recuperado, al dragar el fondo de un lago, un pendiente que la diva perdió hace 73 años. El pendiente, de oro, engastaba una perla que, según se dice, tenía un gran valor sentimental para la inolvidable Lili Marlene.

El toque cutre viene dado por la compañía de que disfrutaba el pendiente en el fondo del lago: tres dentaduras postizas, un ojo de cristal, una peluca, tres muñecas y un sostén.

Pues eso, que si de Inés depende, puede que tardemos setenta y tres años en saber del PTE, aquel que no se aprobaba por las formas, ¡ay las formas de Inés!.

En este momento reposa en compañías posiblemente menos dignas que las tres tres dentaduras postizas, el ojo de cristal, la peluca, las tres muñecas y el sostén.

Probablemente se encuentre rodado de los escritos que entre ella y Luis hacían antes de fichar por Coalición, exigiendo al Gobierno de Canarias que reintegrara a Lanzarote urgentemente y hasta el último euro, lo que nos habían defraudado.