El PP navega en yate hacia Albania

Comienza en el Congreso de los Diputados el trámite parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado para 2010, y el PP no puede reprimir su incontinencia verbal contra lo que denominan "despilfarro del Gobierno socialista". El portavoz socialista en materia presupuestaria, Fernández Marugán, lo recordaba con extraordinaria nitidez: sólo quedan en Europa dos partidos políticos de derechas opuestos al incremento del gasto público para luchar contra la crisis económica, el PP español y el PDA (Partido Democrático Albanés).

Pero hete aquí que los conservadores españoles presentan en el Senado el pasado 18 de junio una iniciativa proponiendo eliminar el impuesto que grava la compra de yates de lujo. Todos los grupos parlamentarios, con buen juicio, rechazaron la propuesta, recriminando a su vez al partido de Loly Luzardo, Rita Martín, Astrid Pérez, Esperanza Aguirre y Carmen Guerra, que en plena crisis económica dedique su tiempo a que le salga más barato el yate de lujo a los pocos que lo pueden comprar.

Los recortes sociales del PP allí donde gobiernan son sangrantes: Aguirre ha suprimido en Madrid las plazas gratuitas en guarderías públicas y ha reducido la subvención destinada a la alfabetización de adultos. El mantenimiento de la protección social, el apoyo a las personas desempleadas, el aumento de las becas o la mejora de la sanidad pública, señas de identidad del PSOE y doctrina seguida por los gobiernos alemán y francés, le suena a la derecha española a "despilfarro". Al fin y al cabo, el PP navega en yate pijo y viste trajes de lujo que no paga, y hasta vuela en jet privado para pescar salmón en Noruega. Por eso muestra su hastío cuando el debate transita hacia la ampliación de derechos ciudadanos o hacia una política fiscal más justa.

Mientras tanto, esperan con avaricia, casi con exitación, a ver si se alcanzan los 5 millones de parados. Rajoy guarda el dato con celo en su agenda azul: lo considera el espaldarazo definitivo para su ascensión hacia La Moncloa. Sería la mejor noticia del año para el PP.