La negación

Es una de las características del comportamiento humano negar lo que no queremos aceptar. Pero la realidad es tozuda y el tiempo nos hace ver la cruda realidad.

El rescate de la banca española hace que Mariano Rajoy aterrice y no le quede más remedio que aceptar lo que ha negado hasta la saciedad: la economía de país ha sido intervenida y su sistema financiero rescatado.

Lo dice el Financial Times, con no poca retranca: “Rajoy anuncia el rescate bancario a España como una victoria”. Y en esta línea se manifiestan todos los titulares de la prensa extranjera, al margen de sus líneas editoriales. “You say tomato, I say rescate”, ironizaba otro.

Frente a la información internacional, que ha detectado y ridiculizado el eufemismo de manera inmediata, la brabuconería del presidente del Gobierno. En su rueda de prensa, Rajoy nos dijo que no había recibido presiones, que, en todo caso, fue él quien presionó. Y se ha quedado tan pancho.

Ganar unas Elecciones a costa de mentir y de vender la solución a un problema como si estuviera en nuestras manos, cuando es global y de tal forma debe ser abordado, es una estafa a la ciudadanía.

Siete meses después de acceder al poder el Partido Popular, la sociedad española quiere respuestas, acciones de gobierno y gestión pública. Y no reproches diarios al anterior gobierno socialista.

El hombre es dueño de sus silencios y prisionero de sus palabras. Y así se las recordamos al dirigente popular: “Sabemos lo que hay que hacer y lo haremos”, dijo en campaña.

A la vista de la actual situación, se hace evidente que Rajoy ni sabía lo que había que hacer ni tan siquiera lo ha intentado. Se ha limitado a seguir las instrucciones de la canciller alemana Angela Merkel, quien ahora se hace cruces con el eufemístico Rajoy, que le ha echado encima a una Grecia que exige para su rescate “las mismas magníficas condiciones que España”.

El PP ha impuesto la supresión de derechos sociales y laborales en nuestro país, para acto seguido ponerlo en manos del Fondo Monetario Internacional.

Lo llame como lo llame nuestro presidente.

 

José Montelongo

Secretario General del PSOE de Arrecife