No es este un año para celebraciones

No, no es este un año para celebraciones. La pandemia de la COVID-19 ha sido, y está siendo, muy dura con toda la sociedad. Y por supuesto, también con la cultura. Espacios culturales cerrados durante muchos meses, y aforos limitados en la actualidad, están castigando de manera importante al sector. Soy consciente de esta compleja situación por la que está pasando la cultura, tanto en nuestra isla como a nivel regional, nacional e internacional.

 

Pese a que, lógicamente, el Cabildo Insular ha tenido que dedicar grandes esfuerzos presupuestarios a paliar la crisis económica y social derivada de la crisis sanitaria, desde el Grupo de Gobierno hemos intentando mantener y programar actividad cultural en diversos formatos, adaptándonos a la situación sanitaria del momento. Desde aquí quiero agradecer a todo el personal del Área su dedicación y esfuerzo en unos tiempos tremendamente complejos. También al sector cultural que, como en crisis anteriores, se ha mostrado proactivo, constructivo y con la necesaria capacidad de adaptación a la “nueva normalidad” que nos ha impuesto la pandemia.

 

Nuestros datos dicen que desde enero hasta mitad de marzo de este año, el Área de Cultura del Cabildo de Lanzarote, programó un total, 47 eventos. El 13 de marzo nos vimos obligados a cancelar “Estreno Pendiente”, comenzando así el parón. A finales de julio pudimos reiniciar la actividad, planificando 6 películas, 3 obras de teatro y circo así como 2 actuaciones musicales. En este último trimestre del 2020, reanudada la actividad en nuestros espacios después del obligado parón de septiembre, hemos programado 49 eventos. En total, 111 actos culturales en las 25 semanas que hemos podido planificar de forma presencial.

 

Además de las actividades organizadas directamente por el Cabildo, hemos mantenido el apoyo a todos los encuentros que en los últimos años han sido referencia en la isla, de tal manera que hemos podido celebrar el 20º Festival de Cine de Lanzarote, el 8º Festival del Cuento Contado - Palabras al vuelo, la 6ª edición del Festival de Animación Animayo, una nueva y adaptada versión de Arrecife en Vivo y Sonidos Líquidos. También la 5ª edición del Encuentro de Fotografía y Artes Visuales de Lanzarote - Veintinuevetrece y la 10ª Muestra de Cine de Lanzarote.

 

Hemos tenido el honor de trabajar con más de cien creadores, la mayoría de ellos locales. También, hemos estado presentes en todos los municipios gracias a los Ayuntamientos y a Canarias Cultura en Red. Y entre todos, vamos dando cobertura a las empresas y autónomos del sector. Imprentas, diseñadores gráficos, técnicos de luces y sonido, audiovisuales, azafatos, desarrolladores webs, fotógrafas, community managers, actores, actrices, en definitiva, una pequeña pero firme red de profesionales de la cultura, poniendo así nuestro granito de arena en la necesaria reactivación económica de la isla y por ende, del sector cultural.

 

Además de todo ello, no hay que olvidar que durante los meses del confinamiento y desescalada, la actividad se centró en el formato digital, con una abundante oferta en nuestra web y en las redes sociales, para que el público pudiera disfrutarla desde casa con seguridad.

 

En el Área de Cultura no perdimos la ocasión de hablar con todo el sector, programando para ello un extenso calendario de videoconferencias. En dichas videoconferencias tomaron parte creadores e instituciones culturales, autónomos y empresas, entidades públicas y privadas, locales y regionales, profesionales y amateurs, músicos y artistas visuales, escenográficos y literarios, folcloristas y comisarios.

 

Entre todos, con una actitud reivindicativa, combativa y sobre todo constructiva, se sentaron las bases de un documento, que próximamente devolveremos a todos los que han trabajado en él para que realicen sus últimas aportaciones, y que estoy convencido de que será guía en la próxima década.

 

El año 2021 se presenta lleno de incertidumbres pero, sin duda, estaremos ante “el principio del fin” de la crisis sanitaria que ha cambiado radicalmente nuestro modo de vida, nuestra manera de relacionarnos y que se ha llevado por delante a parte del tejido cultural. Es deber del Cabildo, así como del resto de administraciones públicas, el prestar un decidido apoyo al sector cultural local, a través de una estrategia decidida y ambiciosa que apoye a la industria cultural lanzaroteña. Todo ello sin olvidar la necesaria inclusión de actividades y contenidos regionales, nacionales o internacionales, ya que éstos contribuyen a enriquecer, en variedad diversidad y formación, tanto al público como a los propios agentes y actores locales.

 

De todos modos, se siguen vislumbrando incertidumbres en el horizonte, ¿Qué pasará con los aforos en teatros y centros culturales? ¿Qué ocurrirá con los grandes eventos? Sin duda, éstas son algunas de las preguntas de las cuales, por ahora, no es posible dar respuesta. Éstas deberán resolverse a medida que vayamos venciendo a la pandemia.

 

No es este un año para celebraciones. No, no lo es. Pero como me decía estos días un profesional del sector: “Aunque no haya nada que celebrar, mantener la actividad, mantiene la ilusión”.

 

 

Alberto Aguiar Lasso, consejero de Cultura del Cabildo de Lanzarote.

Image: