Pedro Viera: “Cuando la oposición vota en contra de la nueva Ley de Educación, están votando contra el futuro de muchos jóvenes”

El diputado socialista lanzaroteño asegura que la Ley Celaá apuesta por “un sistema educativo moderno, abierto, flexible, multilingüe e inclusivo, porque todos y todas somos necesarios para construir un país más justo e igualitario".
 

En Lanzarote, a 2 de noviembre de 2020.

 

El diputado regional del Grupo Parlamentario Socialista por Lanzarote, Pedro Viera, rechazó ayer martes en el Pleno del Parlamento de Canarias las críticas de los grupos políticos de la oposición a la aprobación de la nueva Ley de Educación por parte del Gobierno de España, asegurando al respecto que cuando votan en contra de esta Ley, “están votando contra el futuro de muchos jóvenes. Salgan a la calle y explíquenselo a todos ellos”.

Viera intervino durante la comparecencia de la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno canario, Manuela Armas, solicitada por el Grupo Parlamentario Socialista para conocer la valoración del Ejecutivo autonómico de la nueva Ley y su aplicación en Canarias. En este sentido, destacó que, en contra de lo afirmado por Partido Popular (PP), Coalición Canaria (CC) y Ciudadanos, esta Ley apuesta por “un sistema educativo moderno, abierto, flexible, multilingüe e inclusivo, porque todos y todas somos necesarios para construir un país más justo e igualitario".

Además, apuntó que esta Ley persigue tres grandes objetivos, como es la modernización del sistema educativo con una perspectiva para 2030; aumentar el éxito escolar reforzando la equidad, y la digitalización del sistema educativo.
 

Para los socialistas, las lenguas son motivos de unión y de riqueza cultural”

 

El diputado socialista quiso desmontar las “mentiras” de la oposición respecto a la conocida como Ley Celaá, y afirmó que su aprobación “va a tener un mal recuerdo para aquellas fuerzas políticas que entendieron en su día que la educación era un privilegio y no un derecho. Han estado más en permanente enfrentamiento ideológico y difundiendo mentiras que en hablar de educación. Eso que hacen ustedes es una absoluta irresponsabilidad, y nos hace más fuerte en la defensa de una escuela pública y democrática”.

En concreto, negó que vaya a desaparecer el castellano, calificando las críticas de la oposición de “mensaje falso” con el único objetivo de “generar confrontación y odio. Para los socialistas, las lenguas son motivos de unión y de riqueza cultural, para ustedes de división. Y olvidan que más del 40% de los españoles tienen derechos lingüísticos. ¿Cómo pueden decir que lo recogido en la ley es inconstitucional cuando dicha ley cita literalmente a la constitución española?”.

Asimismo, aseguró que los centros de educación especial no se van a cerrar, y pidió por ello a la oposición que “dejen de jugar con la sensibilidad de las familias, dejen de engañar y de enfrentar a este Gobierno con algo tan sensible como es la discapacidad. Lo que queremos evitar es lo que nos dice el comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, que es violar el derecho a la educación inclusiva”

 

Tenemos que adaptar la Ley de Educación a los nuevos tiempos, a nuestro contexto social y económico”

El diputado socialista hizo hincapié también en el papel jugado por CC, “que firmaron hace siete años un compromiso para derogar esta Ley y se han olvidado completamente del mismo, dando un giro de 180 grados, votando en contra de la misma, situándose en contra de la enseñanza pública y al lado de aquellas formaciones que defienden una enseñanza que tiene preferencia por la educación privada, por la religión y la recentralización. Utilizando para ello las mismas falacias que VOX y el PP”. Por su parte, aclaró que otra de las “mentiras” de la oposición es que esta Ley ataca a la religión, cuando se seguirá ofertando. “Lo que pasa es que ya no tendrá valor académico al igual que sucede en toda Europa”.

“Tenemos que adaptar la Ley de Educación a los nuevos tiempos, a nuestro contexto social y económico, a los sectores productivos y a la nueva economía. La ciudadanía reclama un sistema educativo basado en los principios de inclusión sin segregar ni excluir a nadie por capacidad, por género o por origen familiar, porque todos y todas somos necesarios para construir un país más justo e igualitario”, añadió.