Soria tiene miedo

El Partido Popular continúa sin pronunciarse sobre la posibilidad de establecer acuerdos de gobierno con el PIL en las instituciones de Lanzarote. Las sensaciones son variopintas: el ansia de poder de la cuarta fuerza política de la isla nubla la vista de sus dirigentes, y alguno de ellos tal vez estaría dispuesto a hacer negocios con un partido que ha acreditado sobremanera sus intenciones de llevar a cabo prácticas delincuenciales cuando toca gobierno.

Como aseguró Pascual Maragall sobre CiU ("su problema es el 3%"), por lo que respecta al PIL me temo que sus cuitas son más ambiciosas: algo así como el 10%.

Pero Soria ha emitido órdenes tajantes: el PP de Lanzarote no entrará en los gobiernos de la isla bajo ningún concepto. Deseo mal expresado, pues los conservadores conejeros están desesperados por tomar parte en algún grupo gobernante (Cándido Reguera y Lorenzo Lemaur en Arrecife, Francisco Cabrera y Astrid Pérez en el Cabildo, Pancho Hernández en Tías y hasta Deing en Teguise; si, si, Deing, aquél de las 500.000 pesetas a Dimas para que no le demoliera un muro, o el mismo incansable luchador xenófobo contrario al Centro de Extranjeros de Tahiche, "porque se verá desde el hoyo 14 del campo de golf de Costa Teguise").

La orden de Soria va dirigida a la vendetta personal, pues no olvida, entre su cotidiano ir y venir al juzgado, que quienes mandan en su partido hoy en Lanzarote no son aquellos a los que Él designó con su dedo: Loly Luzardo, Fernando Figuereo, Yolanda Perdomo... Así que, en el ínterin, el PP denuncia conspiraciones varias, acusa de escuchas telefónicas ilegales, tapa corrupciones en Valencia y Mallorca, se frota las manos ante la tragedia del paro y se desespera porque en Lanzarote cada vez son más irreconocibles, más difusos, más neblinosos...

Soria tiene miedo, de ahí sus embestidas contra el PSC. Si al presidente Rivero, autocalificado como el mejor asador de pollos de Canarias y héroe regional porque apagó él solito el fuego de La Palma (como así nos lo contó TVC), le da por cesarlo, ¿qué será de Soria? Fuera del Gobierno, sin el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, con el Marqués inaugurando clones políticos y difuminado por sus contradicciones en Lanzarote. ¿Qué será de Soria?