La canciller y España

La situación que vivimos es tan excepcional, que necesitamos una gran cantidad de recursos extraordinarios para afrontar con garantías la reactivación económica y la protección social de los más vulnerables mientras combatimos la pandemia y esperamos por una vacuna. Así que no podemos conformarnos con las propuestas de austeridad que llegan desde algunos países de la Unión Europea. No podemos ni debemos resignarnos porque la austeridad no es la receta para superar esta enorme crisis. 

La presidenta del Cabildo de Lanzarote solicitó hace unas semanas un Anexo Oriental en el Pacto para la Reactivación Social y Económica de Canarias. Coincido con María Dolores Corujo en que es una reclamación justa, razonable y adecuada debido a que una parte muy importante del gasto corriente del Cabildo se destina a atender competencias propias del Gobierno de Canarias que han sido transferidas o delegadas sin la dotación económica adecuada. En el caso de Lanzarote, la cifra que ingresa el Gobierno canario para atender esas competencias transferidas o delegadas se mantiene invariable desde el año 2005, y Fuerteventura se encuentra en una situación parecida.

Sin embargo, el Gobierno de Canarias también reclama más recursos del Estado. El Pacto para la Reactivación Social y Económica de Canarias que se firmó con un amplísimo respaldo institucional, político y de las organizaciones empresariales y sindicales representativas, ha cifrado en más de 18.000 millones de euros la cantidad que se necesita para abordar la crisis en el Archipiélago sólo para el año 2020. Inevitablemente, Ángel Víctor Torres dirige su mirada hacia el Gobierno de España pidiendo apoyo económico, pero el presidente Pedro Sánchez está haciendo lo mismo con la Unión Europea (UE), como hemos visto este último fin de semana, para que se alcancen acuerdos y se transfieran rápidamente los recursos que ha comprometido.

Al final, muchos depositamos nuestras esperanzas no tanto en la UE, que se está comportando de un forma un tanto timorata a la hora de combatir la consecuencias de esta crisis, cuanto al semestre de presidencia alemana del Consejo de la Unión, que se prolongará hasta finales de año. Las prioridades de la presidencia alemana no dejan lugar a dudas, puesto que su lema es ‘Juntos por la recuperación de Europa’. De la canciller Angela Merkel, que ha dado muestras sobradas de su capacidad de liderazgo en pos de una Europa más cohesionada, podemos esperar con seguridad que se centre en superar la pandemia y en apoyar sin titubeos la recuperación de la economía.

Vivimos momentos decisivos y ojalá se libere muy pronto el fondo de recuperación dotado con 750.000 millones de euros para reactivar la economía y coordinar los esfuerzos sanitarios contra el coronavirus. Si se hace con prontitud, los países más afectados por la covid-19 podremos superar las consecuencias a largo plazo de esta crisis y centrarnos en la recuperación económica y social, pero a la vez estaremos arrimando el hombro por una Europa más fuerte e innovadora, más justa, más sostenible, más segura y de valores comunes, y por una Europa fuerte en el mundo.

Fco. Manuel Fajardo Palarea, senador del PSOE por Lanzarote y La Graciosa.